Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Ateneo 1 - Carta de presentación

Carta - Carta de presentación


pluma 3 - Carta de presentación

Sólo desde el reposo, es posible escuchar atentamente las preguntas que nuestra conciencia se plantea, sobre el hecho de la existencia. Sin el contacto con estas preguntas no sucedería el discernimiento, necesario para el desarrollo de la conciencia.

Hoy en día, es claramente perceptible cómo el reposo está amenazado por el incremento constante de deseos. Deseos que (habiendo alcanzado el rango de necesidades) vienen acompañados de exigencias y desasosiegos.

En este proceso, continuamente se necesitarán nuevos deseos para seguir eludiendo, indefinidamente, los reclamos internos. Con el paso del tiempo, estos reclamos irán incrementándose en una progresión exponencial, provocando la extenuación y el consiguiente abandono de nuestras fidelidades internas.

El afán con el que se acumulan codiciosamente el mayor número posible de esas necesidades, indica el nivel de imposibilidad que tiene el individuo para cuestionar la validez de esta actitud. Siendo, esta imposibilidad indagativa, el umbral que señala la curva degenerativa de la conciencia.

Estas necesidades (que hoy se presentan como emblemas de un mayor bienestar) provocan y solapan (paradójicamente) agitados sentimientos. La correcta indagación de estos sentimientos determinará la cualidad del sentir, y con ello nuestro nivel de bienestar real.

Con el ánimo de enfocar la atención en preguntas imprescindibles, relacionadas con las causas de una aceleración irreflexiva, planteo estas reflexiones. Reflexiones que pretenden alumbrar la larga noche oscura, en la que hemos entrado. Lo hicimos huyendo de las sombras que la inconsciencia proyecta, hechizados por la engañosa seducción de embaucadoras expectativas. Unas expectativas sembradas en la oscuridad de un desamparo provocado por un alejamiento interno. Un alejamiento que ahora se está pretendiendo ignorar.

El trayecto (aquí mostrado) está despojado de adornos litúrgicos. Pero esta desnudez requiere también de una posición desnuda por parte del lector. En estos tiempos, este impudor es recomendable, o incluso necesario, para poder dirigir ágilmente la atención hacia lo señalado (sin detenernos buscando beneficios y atajos en el dedo señalador).

Ha sido proclamado (desde las más hondas sabidurías) que el contacto responsable con el dolor subyacente, es la opción más obvia, para aquellos que deseen conocer las causas de su sufrimiento.

La obviedad de la necesidad de este contacto con lo subyacente, no lo exime de dificultades. Secretamente, en la personalidad, se anidan comportamientos y actitudes que contradicen nuestra genuina voluntad de sanación.

Tengamos en cuenta que esa voluntad de sanación ha sido transfigurada hábilmente en una (bien ataviada) voluntad de evasión, que nos engaña continuamente. Siendo esta voluntad de sanación hábilmente evasiva y escurridiza, en este proceso se necesitarán ciertas actitudes. Estas actitudes son imprescindibles, para poder evitar los engaños y sus astucias.

Sumado a esto, habría que enfatizar sobre la imprescindible necesidad de una honda sinceridad. Sólo cuando se conquista una sinceridad profunda y valiente, puede ser liberado el verdadero coraje.  Únicamente con la suficiente sinceridad y el suficiente coraje, puede llevarse a cabo un verdadero despliegue de la conciencia.

Sólo cuando la conciencia se despliega y conquista una mayor espaciosidad, puede el individuo permitirse  luchar contra sus autoengaños. Unos engaños que hoy permanecen bien guarecidos, bajo complejos juegos emocionales, auspiciados y nutridos por nuestra complicidad con un mundo a la deriva.

Tras haber señalado el lugar hacia donde me dirijo, quiero dejar claro mi deseo de que estos textos caigan en las manos correctas.

Me dirijo, por tanto, a aquellos que aman lo bastante como para ser capaces de desnudar su mirada y (traspasando las formas) acceder a la esencia que se señala.

Desde esa intimidad me dirijo al lector capaz para el estudio y la reflexión. Sólo el estudio permitirá cultivar una verdadera hondura en la comprensión, y sólo tras una necesaria reflexión, podrá fructificar lo sembrado.

pluma - Carta de presentación

.

.

.

 

Marsias Yana

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.