Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
banner Diálogos - Indagación Espontánea


Indagación Espontánea


Escuela de Platón - Indagación Espontánea

Planteamiento:
-La capacidad indagativa posibilita el estudio, la reflexión y la meditación. Sin esa capacidad, la mente se zambulle en la ignorancia. Pero, el hecho de que esta capacidad interna requiera  de un entrenamiento externo plantea alguna contradicción.
Es un hecho que cualquier entrenamiento es una intervención, que interfiere en nuestra espontaneidad. Y esto pareciera contradecir la afirmación sobre la necesidad de recuperar nuestra es­pontaneidad natural.
Además, si en este entrenamiento estuviésemos motivados por nuestro deseo personal, bajo nuestro bienintencionado esfuerzo, podría subyacernos el orgullo, la envidia, la codicia, el enfado…, cubiertos con el disfraz de una nueva estética «espiritual»

¿Cómo asegurarnos de que ese entrenamiento no surge de un deseo personal? 

Respuesta:
-La indagación, motivada por el enriquecimiento de conocimientos y cualidades para facilitar el desplie­gue egocéntrico de la personalidad, da resultados puramente concep­tuales. Siendo esto algo que impide el acceso a lo inefable del ser. Esta práctica es un verdadero obstáculo para la auténtica introspección.

La indagación genuina, no es sino la presencia en el presente de la conciencia. Cuando la conciencia está presente, emana espontáneamente un afecto amoroso, que lo penetra todo. En el calor de este afecto surge la verdadera indagación.
La indagación es una cualidad inherentemente afectiva.

Para que la indagación sea real, debe ir acompañada de un afectuoso interés por lo indagado. Este tipo de interés lo po­demos llamar actitud indagativa genuina.
Una vez que la atención se ha despertado, al poseer un auténtico interés por lo contemplado, el cono­cimiento de sus cualidades es inelu­dible.

contemplacion 140 x 180 detalle 05 e1546603372659 - Indagación Espontánea

Esto es algo muy obvio, porque…, ¿cómo podría haber amor, sin interés en lo amado? Sólo si hay un verdadero interés, puede haber una auténtica atención.

El amor es, en sí mismo, conciencia, y la conciencia es indagación.
Esta indagación traspasa más allá de los lími­tes de lo consciente, penetra en lo subyacente y muestra el entresijo del engaño. Un engaño en donde se ocultan las causas del propio cautiverio.

Sin una verdadera presencia vivencial, cualquier intervención que hagamos será errónea y nos llevará a un extremo conceptual.

Al inhibir nuestros deseos y recha­zos, también podríamos caer en una ruta equívoca.
La intención de esta inhibición, surgida de nuestros conceptos, podría ser una intromisión voluntariosa. Y esto es algo que obstaculizará el surgimiento de una ver­dadera espontaneidad.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que cualquier introspección, que traspase la capa defensiva que protege lo consciente de lo in­consciente, se enfrentará a una reacción emocional de rechazo. Este rechazo no puede ser gestionado adecuadamente, si carecemos de las ac­titudes y el marco necesarios para iniciar un verdadero proceso interno.

El entrenamiento que se ha mencionado va dirigido únicamente a identificar las actitu­des erróneas, que están obstaculizando el desarrollo de  los potenciales latentes de la naturaleza humana. Estamos hablando, por tanto, de recuperar lo que nos es propio y no de adquirir algo nuevo.

El recuperar esta cualidad (intrínseca a la concien­cia) requiere de la rehabilitación de ciertos potenciales internos. Esto demandará un esfuerzo inicial, necesario hasta que el flujo natural de la energía recupere la cualidad natural de su presencia indagativa.

La carencia de un auténtico interés por el presente es el germen causante de todo sufrimiento.
Esta carencia (surgida de la igno­rancia) se expresa a través del miedo y el deseo, que, al no ser indagados, son ciegamente obedecidos.

Otro aspecto, a tener en cuenta, sería el evi­tar que ese entrenamiento esté motivado por las ex­pectativas que nuestra mente crea sobre los logros que imagina. Esta imaginación generará un nuevo deseo que pondrá en marcha los viejos mecanismos egocéntricos.

Pero, si es así ¿por qué, estos de­seos (por el logro) son utilizados en tantos y diferentes caminos espirituales?

-Los deseos por el logro son inevitables, pero no suelen venir solos. En su interior, puede haber escondida una cierta pureza. Una tímida espe­ranza, casi clandestina. Desde su clandestinidad, esta pureza observa atentamente, sin atreverse a manifestarse, esperando su oportunidad para emerger.

Los primeros pasos en el camino interior suelen ser dados desde el deseo, inevitablemente. Pero, a veces, acompa­ñando a ese deseo, viaja la verdadera esperanza. Como un polizón en un barco de mercaderes, que espera la llegada a puerto, para mostrarse.

Es, en esa esperanza, donde resuena y fructifica la inspira­ción recibida. Una inspiración que podrá des­pertar las cualidades naturales del ser.

En la medida en que las piezas van encajando, la verdadera esperanza suele ir encendiéndose paulatinamente. Este resplandor, apenas es visible desde los ojos mundanos, aunque es claramente reconocido por quienes pueden verlo.

De esta forma, gradualmente, lo que fue vivido como una fantasía mística, comienza a desvelar su realidad. Es entonces cuando el brillo de la esperanza se muestra y se comienza a recordar lo que había sido olvidado.

Atrás habrán quedado los cielos (que hechi­zan con el deseo) y los infiernos (que embrutecen con sus rechazos), tras haberse mostrado la preciada sabi­duría que había sido negada.

Escuela de Platón - Indagación Espontánea

Extraído del libro «Huyendo del Origen»

.

Marsias Yana

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.